Nosotros, los abogados y abogadas jóvenes del siglo XXI, queremos y debemos mejorar la Justicia, la defensa de la ciudadanía y, en concreto, ayudar al avance y mejora de los colectivos más vulnerables.

Es imprescindible que nos esforcemos para conseguir que el derecho a la igualdad, a la libertad…entre otros y el acceso real a la Justicia, en especial, dejen de ser una paradoja o ideales para pasar a ser metas cumplidas. Una realidad solo puede lograrse siempre y cuando unamos fuerzas y con sincera convicción, luchemos por crearla y mantenerla. Las metas se consiguen paso a paso y en el camino lo mejor es estar unidos para llegar más lejos.

La Abogacía joven no podemos olvidarnos de las minorías, de los colectivos más vulnerables, pues si de algo se caracteriza nuestra profesión es de la función social que tenemos encomendada, debemos luchar para que en un futuro no se pueda hablar de vulneración de derechos ni de libertades, y debemos lograr que el origen social, la cultura, la raza, el género, la religión o la condición sexual, dejen de ser motivos de discriminación.

Nosotros, la Abogacía joven, debemos comprometernos a participar más activamente en nuestros Colegios, facilitando la ayuda necesaria para que el acceso a la profesión esté al alcance de todos y todas. Y para que cobremos más fuerza como colectivo, pues Los Colegios son las casas de los compañeros y como tal debemos sentirlas.

Nosotros, la abogacia joven, debemos respetarnos como compañeros y compañeras que somos, y debemos hacernos respetar ante el resto: funcionarios de Justicia, Jueces, Fiscales, LAJ’s, clientes, otros compañeros y compañeras, …

Nosotros, la Abogacia joven, debemos llevar nuestra lucha ante quien corresponda, defendiendo la dignidad de la profesión ante los Gobiernos territoriales, y reivindicando que nuestros derechos afectan directamente a la ciudadanía, y como tal, deben respetarse.

Nosotros, la Abogacia joven, debemos formarnos constantemente, adaptándonos a los cambios que en el mundo de la Justicia (implementación de LEXNET,notificaciones electrónicas, …), así como todos aquellos cambios normativos que se produzcan, pues el futuro avanza y como jóvenes no podemos quedarnos atrás.

Nosotros, la Abogacia joven, no debemos olvidar que como jóvenes tenemos la función de reivindicar, y de ser inquietos, de no callarnos ante las injusticias, pero tampoco debemos olvidar que como Abogados y Abogadas, debemos luchar por el cumplimiento de la Ley, informando debidamente a nuestros clientes y procurando un asesoramiento lo más objetivo posible.

Nosotros, la Abogacia joven, somos los abogados y abogadas mayores del futuro, y NUNCA podemos olvidar que alguna vez fuimos jóvenes.

Nosotros, la Abogacía joven, hoy celebramos el Día del Abogado y Abogada Joven, y queremos trasladar un mensaje de lucha constante por la ciudadanía y por el propio colectivo. Queda mucho camino por andar aun, pero… “Si caminas solo, irás más rápido; si caminamos juntos, llegaremos más lejos.”.

La Ejecutiva de la CEAJ

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies