Hace unos días, pudimos ver en varios medios de comunicación que un vecino de Cáceres había sido condenado a cinco años y medio de prisión por maltrato animal y quince años de inhabilitación para la tenencia y trabajo con animales, por el Juzgado de lo Penal número 1 de dicha ciudad. El acusado tenía una veintena de equinos en condiciones inhumanas, causando la muerte de diez de ellos. Se trata de una Sentencia sin precedentes en España por maltrato animal múltiple, en la que se considera de forma individualizada un delito por cada animal maltratado.

Uno de los abogados responsables de la acusación particular, ejercida por El Refugio del Burrito, es abogado joven, nuestro compañero Mariano Mariño Lorenzana.

 

¿Cómo inicia dicho procedimiento? ¿Quién pone en conocimiento del órgano juzgador la situación en la que se encontraban los equinos?

En este caso las actuaciones se iniciaron de oficio por la patrulla del Seprona de Coria, los mismos fueron avisados por la Guardia Civil de Ceclavín dado que encuentran un cadáver de un caballo en avanzado estado de descomposición y observan en la parcela de igual manera varios equinos en malas condiciones y extrema delgadez.

El atestado de la Guardia Civil se remite al Juzgado de Instrucción Nº 1 de Cáceres y es la propia Fiscal la que solicita como medida cautelar el depósito de los animales a la Asociación “El Refugio del Burrito” dado que ya en otros procedimientos habíamos demostrado tener medios suficientes, tanto materiales como personales, para el acogimiento de los animales.

Es ahí, al darnos los équidos en depósito, cuando nos personamos como acusación particular.

En Extremadura sostenemos la acusación en varios procedimientos y es casi siempre al revés, es la protectora la que se persona en cuanto tiene conocimiento de este tipo de delitos y solicitamos el “rescate” de los animales como medida cautelar.

 

 ¿El autor era reincidente? ¿Existía algún tipo de denuncia anterior por hechos similares?

Antecedentes penales por delitos de este tipo no tenía pero el autor sí que tenía catorce sanciones administrativas por infracciones a la normativa de sanidad animal, medio ambiente y epizootias, de igual manera tenía tres sanciones administrativas por infracción a la normativa sobre residuos y vertidos, tenía también diversas sanciones por desórdenes públicos, contra la seguridad ciudadana, contra la seguridad vial…

 

¿Cuál ha sido la argumentación jurídica para que órgano jurisdiccional considerará la individualización de las penas, como consecuencia directa de la omisión de cuidados?

Desde que salió la Sentencia es la pregunta que más me han hecho y la respuesta es sencilla puesto que nosotros no hemos hecho magia, sólo hemos abogado por la aplicación del Código Penal. Si nos vamos al artículo 337.1 a) y 337.3 CP vemos que habla en singular, habla de las penas por maltrato o muerte por UN ANIMAL.

Lo que no acabo de entender jurídicamente es como puede haber sentencias que condenen por un único delito de maltrato cuando se trata de múltiples animales, ni siquiera podríamos hablar de un maltrato continuado puesto que el precepto me habla de UN ANIMAL. Es por tanto lógico, en estricto cumplimiento del CP que hayan condenado a un delito por cada animal.

Siempre digo lo mismo, pero es que es verdad, si un señor mata a diez personas todos tenemos claro que son diez delitos de asesinato, pues aquí es exactamente igual.

 

¿Cuál es el mayor escollo con el que te has encontrado a la hora de realizar tu trabajo como letrado de la acusación particular?

El mayor escollo sin duda fue que negara los hechos, tengamos en cuenta que los animales no estaban a su nombre por lo que la instrucción la verdad es que fue laboriosa, de igual manera los informes de los veterinarios de la Junta de Extremadura eran sorprendentes en el sentido de que algunos de los animales cuya condición corporal era nefasta  según el Veterinario de “El Refgugio del Burrito”, (1 sobre 5 por ejemplo) los veterinarios de la administración decían que estaban bien, cuando en las propias fotografías se veía claramente que estaban en mal estado, madre mía si es que había alguno a los que se les había caído hasta el pelo…

Si bien es cierto que en el largo recorrido hemos ido de la mano del Ministerio Fiscal y de la Guardia Civil, personas realmente concienciadas y preparadas, por lo que al final ha sido relativamente sencillo sostener la acusación.

 

Parece que los medios de comunicación cada vez se hacen eco con mayor frecuencia de los delitos cometidos sobre animales, ¿consideras que se están tomando más en serio este tipo de delitos? 

Sí que existe una sensibilización cada vez mayor tanto en los temas de maltrato animal como medioambientales, es normal que la sociedad evolucione en este sentido. Yo lo noto porque aquí, en nuestra región, este tipo de delitos no se juzgaban y ahora estamos personados en más procedimientos (la Asociación El Refugio del Burrito en muchísimos más por toda España coordinados por la compañera Raquel López de Murcia), noto como los jueces y los fiscales toman cada vez más en serio este tipo de hechos, agotando todos los medios de investigación en fase de instrucción y no dando “carpetazo” a las primeras de cambio.

Esta concienciación de la sociedad se plasma en que el propio legislador lo tome en serio en la reforma operada por la LO 1/2015 y la sustancial modificación del artículo 337 CP, incluyéndose además el 337 bis para el abandono.

 

¿Crees que la repercusión en los medios es la que está logrando que se apliquen condenas de éste tipo?

Los medios ayudan, por supuesto que sí, todo ayuda, pero prefiero pensar que es una cuestión social y de justicia.

Antes veías fiestas en los pueblos cuyo reclamo era maltratar a un animal, ahora se recogen firmas o te encuentras una manifestación a las puertas del pueblo; había niños que jugaban a tirar piedras a los gatos y ya no se les ve fácilmente; la gente compraba perritos en las tiendas y ahora cada vez se adoptan más; ni siquiera era fácil encontrar a colectivos que trabajaran en pro de los animales y hoy día cada vez hay más…

Y está claro que los medios de comunicación haciéndose cada vez más eco de este tipo de noticias ayudan pero es que resulta que la gente denuncia lo que antes no se denunciaba, resulta que hay abogados y fiscales especializados en delitos medioambientales y de derecho animal y resulta que los jueces aplican las normas por lo que podríamos decir que no son sólo los medios, ni los operadores jurídicos, es que es la propia sociedad que va evolucionando y va consiguiendo que la situación cambie.

 

¿Consideras que la sentencia es un avance a la hora de reconocer ciertos derechos subjetivos a los animales, aunque sea por medio de una rama del Derecho, como es el Penal, a la que realmente no le corresponde esta función?

A través del derecho penal está quedando claro que los animales son un bien jurídico protegido, desde la obvia visión de que se trata de seres sensibles al dolor y al sufrimiento, por supuesto que no le corresponde a esta jurisdicción que se reconozcan los derechos de los animales pero sí le corresponde velar por ellos y “castigar” al que  menoscabe su integridad. Al final todo suma.

 

¿Consideras que, si el abogado defensor llegase a alcanzar un acuerdo de reducir la condena, o de que la misma fuese sustituida por trabajos en beneficio a la comunidad, sería un fracaso para los que defendemos el derecho animal?

Si el autor hubiera tenido la más mínima intención de reparar el daño, si hubiera asumido su error desde el principio, si al menos hubiera pedido perdón no hubiera supuesto un fracaso, ahora sí.

En la propia Sentencia ya se ha aplicado un beneficio penal al acusado dado que en aplicación del artículo 76 CP se limita el cumplimiento de la pena, así de los 66 meses totales de prisión se pasa a 42 meses de de prisión, lo que venimos llamando la “triple de la mayor”

Sobre estos 42 meses de prisión la defensa está intentando pedir por un lado una suspensión por los delitos de maltrato animal agravado y por otro una suspensión condicionada a trabajos en beneficio de la comunidad por los delitos de maltrato animal.

Nos hemos opuesto a las suspensiones, máxime teniendo en cuenta que el 20 de Febrero, unos dos meses después de la firmeza de la Sentencia, seguía teniendo animales a pesar de la inhabilitación de casi 15 años a la que le han condenado. Se ha denunciado ante los Agentes de Seprona quienes han levantado el oportuno atestado, imagino que se le incoarán previas por quebrantamiento y quién sabe si por nuevos delitos de maltrato animal.

La responsabilidad civil de 7578 € que ha de pagar a mis clientes por los gastos de pupilaje y veterinario que han tenido que soportar tampoco la ha abonado, solicitando Auto de insolvencia.

Teniendo en cuenta todo ello no podemos compartir la suspensión de la pena para quien ni quiere reparar el daño ni tiene pensado cumplir con la inhabilitación ni tampoco nos ha puesto las cosas fáciles en ningún momento, a lo que hay que sumar la multitud de infracciones administrativas que tiene.

 

 ¿Qué opinas sobre la suspensión de penas a los responsables penalmente de este tipo de delitos? 

Pues igual que en el resto de delitos, generalizar no es bueno.

De los procedimientos que tenemos abiertos aquí hay por ejemplo uno de un “señor” que con un hacha arranca la cabeza y después “destripa” a un burro vivo y otro de una persona de 85 años que no da de comer a un caballo y este acaba desfalleciendo. Como podemos ver nada tiene que ver uno con otro y en las suspensiones de las penas como es normal habrá que valorar las circunstancias personales del reo y del delito en sí, así como su esfuerzo reparador.

En el caso de esta Sentencia al margen de que no ha habido intención reparadora de ningún tipo es que la finca era una auténtica carnicería, cadáveres mal enterrados, caballos caquécticos o con extremidades rotas… Era algo verdaderamente macabro ¿Cómo se va a suspender la pena?

 

¿Qué mensaje te gustaría enviar para concienciar a las personas, respecto al maltrato animal?

Realmente nunca he sido una persona especialmente empática con el tema de los animales y es a raíz de empezar a encargarme de procedimientos de este tipo cuando me he dado cuenta del verdadero sufrimiento de estos. Ayer Coral, una chica del “Refugio del Burrito” me mandó unas fotos de unos galgos encerrados en un zulo, sin agua, con una bañera llena de sangre… realmente me ha costado dormir, no entiendo cómo puede haber personas así, hay gente que abandona, golpea o deja morir a animales y sigo sin poderme creer q no les remuerda la conciencia.

Para sensibilizar sólo hay una opción: ¡EDUCACION! no sólo por parte de los centros educativos sino también mediante campañas por parte de la administración a través de talleres, charlas, campañas divulgativas de prevención y erradicación de la crueldad y abandono de animales.

Sería interesante además que los colegios llevaran a sus alumnos a protectoras y refugios de animales y vieran la excelente labor que en estos sitios se llevan a cabo, es maravilloso lo que están haciendo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies