Claves para un abogado novel: “el abogado líder” por Juan Ospina.

Claves para un abogado novel: “el abogado líder

Juan Gonzalo Ospina.- @Juango_Ospina

Parafraseando a Churchill: “la mejor virtud es la que te adjudicas”. El estadista inglés se adjudicó la virtud de vencer al ejército Nazi, aun siendo inferior militar y armamentísticamente. ¿Qué triunfó? Su actitud. Y esta es una de las claves esenciales para todo joven abogado que inicia su andadura profesional: tener actitud. Sin actitud, ¿Quién contará con nosotros para resolver su problema? ¿Quién confiará en que podamos convencer al juez de que tenemos razón si no somos capaces de convencernos a nosotros mismos? Al igual que Churchill y su actitud para vencer, para disuadir y convencer, nosotros tenemos que tener actitud para entender, razonar y solucionar los problemas del cliente. Hoy en día la actitud no suma sino que multiplica.

 La abogacía es una profesión que se fundamenta primordialmente en dos pilares: “la aplicación de la ley y el derecho”, y “la captación de clientes”. La ley es la esencia de la abogacía: adaptar el supuesto de hecho a la realidad fáctica del cliente, al cauce que la ley prevé para que sus derechos y libertades queden protegidas, para que en caso de desprotección sea un tribunal imparcial el que resuelva la controversia. En segundo lugar, y gracias al fondo jurídico que nos permitirá conocer la mejor solución jurídica del caso del justiciable, está la captación de clientes. Sin clientes no podremos desempeñar ese conocimiento práctico que tenemos de la ley. Por lo tanto tenemos que buscar el equilibrio entre el conocimiento jurídico, que nos permitirá captar clientes, y la búsqueda de captación de clientes con apoyo legal, ya que ni captaremos clientes sin conocimiento jurídico ni tampoco podremos vivir sólo de conocimiento jurídico.

Es por ello que la marca del abogado (lo que irradiamos y transmitimos hacia los demás, la confianza en nosotros mismos y la percepción que tienen de nosotros) es lo más importante para comenzar a trabajar. Un abogado no lo es sólo ocho horas de lunes a viernes sino que lo es 24 horas al día durante todo el año. La forma de pensar, de actuar, de razonar y de solucionar los problemas desde una lógica procesal nos debe de permitir dejar en aquellos que nos rodean nuestra seña de identidad propia.

Una vez decidido nuestro estilo y marca, y antes de comenzar a vender u ofertar nuestros servicios propios, debemos responder a nuestra pregunta ¿Qué camino y a dónde quiero llegar? Si no somos capaces de definir nuestro objetivo no seremos capaces de marcarnos el camino y esto no sólo es nuestra meta como como experiencia vital, sino que también es nuestra meta a corto y medio plazo, lo que nos servirá para autoevaluarnos día. En la abogacía, como en la vida misma, “la improvisación será el mejor amigo del fracaso”.

La lectura y el análisis jurídico a través de diarios digitales o revistas especializadas nos permitirán conocer las novedades legislativas, ofreciéndonos oportunidades de negocio. La lectura constante y el hecho de escribir referidas ideas en un artículo o tribuna nos ayudará a redactar mejor esa demanda el día de mañana. No tenemos que tenerle miedo ni a escribir ni a leer, ya que la abogacía, aun siendo una profesión en la que prima la oralidad, no deja de tener un arraigo fundamental en la escritura y la lectura.

Por último, el uso de las nuevas tecnologías supone una oportunidad ante los retos que presenta el siglo XXI. Más de 150 mil abogados en España, más de 70 mil en Madrid, nos obligan a estar un paso por delante de las necesidades de nuestros clientes. Las redes sociales pueden ser una herramienta de trabajo siendo importante recordar que “el negocio no surge de nuestra necesidad de vender sino de su necesidad de comprar”.

La abogacía se plantea como una profesión llena de adversidades pero también sigue siendo la más gratificante del mundo ¿Qué puede ser más bonito que defender la libertad? Por ello, y conociendo el mercado, el sistema y los roles sociales ¿Quién mejor que nosotros para poder adentrarnos en este mundo tan trepidante?

“Escoge un trabajo que te guste, y nunca tendrás que trabajar ni un sólo día de tu vida.” Confucio.

Juan Gonzalo Ospina Serrano

Abogado – Politólogo

Presidente de la Agrupación de Jóvenes Abogados de Madrid.

Get Free Global strike Gold